Archivo mensual: septiembre 2014

Desierto de Nasca

Llegar a esta zona fue especial, el paisaje es muy árido, muy seco y largas distancias. Esta es la vista desde la carretera de las lineas de Nazca.

_CSC2339

_CSC2340

Se pueden ver dos tipos de lineas, unas de acumulación y otras de despeje. Realmente no se reconocen las figuras. Eso si los paisajes son imponentes.

_CSC2338

_CSC2345

_CSC2344

Al siguiente dia que pase por aca, pude sobrevolar la zona y ver una perspeciva que me dejo impactado.

_DSC2354

Ballena

_DSC2360

_DSC2361

_DSC2364

Astronauta

_DSC2370

Mono

_DSC2375

_DSC2381

Colibri

_DSC2384

_DSC2394

Araña

_DSC2395

_DSC2368

Para mi fue única esta experiencia, ver desde esta perspectiva uno de los grandes misterios de la humanidad, fue muy bacano.  Aunque se tiene teorías de como se hicieron, su precisión y funcionalidad son un misterio. ¿A quien esta saludando esta figura?

 

 




Anuncios
Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Por la costa, de Lima a Ica.

 

_DSC2253

Luego de arreglar la bici y recuperarme un poco de la gripa y el estomago, continué solo hacia el sur. Mi motivación, ver a mi familia en Cuzco. Lo iba a dar todo para avanzar mas rápido en la costa y subir a la cordillera una vez mas. Imprimí la ruta y revise la altimetría, este trayecto hasta Nazca no tiene grandes elevaciones, hay muchísimo trafico pesado, ruido, y fue difícil conseguir donde pasar la noche, acampar es bien complicado. Varias veces tuve que seguir derecho en la noche, por que no había donde acampar tranquilamente en un lugar seguro.

_DSC2252

Mucho viento, mar y arena. Cielos nublados y largas distancias. Mucho tiempo solo, o por lo menos sin nadie para hablar de mi edad o mi condición nómada empezó a ser un problema. Ya llegando a Ica era fuerte esa necesidad de compartir, de hablar, de soltar. Fue una parte difícil del viaje, a veces no es fácil estar solo.

_DSC2258

Viñedos cerca a Ica

Luego de Ica, la vida me llevo a Huacachina, un oasis en el desierto y allí pude descargarme. Este lugar es muy turístico y aunque al principio solo iba a tomar unas fotos y seguir mi ruta, termine “enfarrado” con la gente del hotel, la bicicleta abre puertas y corazones, siempre la gente te acoge y se interesa.

_DSC2257

Dos días me quede allí y seguí mas relajado para Nazca. Una ruta tediosa, el clima caliente pero con mucho viento, mucho transito y unos paisajes salvajes. Al pasar por los geoglifos de Nazca, no se logra dimensionar, se ven las lineas pero no se pueden reconocer las figuras en su totalidad. Hay un mirador sobre la carretera desde donde se pueden ver dos o tres figuras. Yo vi una montaña mas adelante y allí me subí. deje la bicicleta en una caseta y subí. Veía una gran inmensidad y algunas lineas pero no reconocía ningún geoglifo.

Al día siguiente pude verlas desde arriba, y allí quede estupefacto, sentí que había llegado a un lugar particular.



Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Por Lima, el otro Peru

 

El contraste entre la sierra y la costa peruana es abismal, luego de estar arriba un tiempo, bajar a ese Perú modernizado fue un choque para mi. Desde hacia un buen tiempo no estaba en un trancon de carros, no veía un Mac Donalds o estaba en una gran ciudad.

_DSC2217

_DSC2207

_DSC2223 _DSC2225

_DSC2234

 

Allí conocí familia que no tenia ni idea que existía. Me recibieron y me dieron un lugar para recuperarme. Sin embargo seguí con problemas de salud, así que no pude conocer mucho de la ciudad. Visite un par de lugares y el que mas me gusto fue el malecón.

Allí conocí a Eduardo, ciclo viajero de Bogota y otro par de viajeros de Estados Unidos. Quedamos de vernos en Cuzco en un tiempo para continuar juntos al Titicaca.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Shilla- Carac (por la Cordillera blanca)

En este momento del viaje estaba muy enfermo, tenia gripa y me dolía la garganta. Un transportador de la región, se ofreció a pasarme al otro lado de la cordillera blanca en su camión. Acepte, pensaba que el frió me iba a enfermar mas, sobre todo en la bajada.

Así fue como arrancamos tipo 4 de la mañana, era una subida salvaje hasta el túnel de la punta olímpica, de hay bajada a San Luis.

_DSC2085

_DSC2092

_DSC2100

Llegue aquí con la intensión de quedarme, de recuperarme y aprender a trabajar la madera en la escuela de oficios de los salesianos. Esto no se dio y solo pude quedarme allí una noche. Al día siguiente continué. Una carretera muy tranquila y subida hasta la tarde.

Esta región es poco poblada, no hay tiendas o casas por la carretera. Me fui quedando sin agua y comida. Llegue mariado arriba y pare a hablar con un campesino. Le pregunte por un lugar para quedarme y me ofreció posada en la Vaqueria. Allí me encontré otra vez con el transportador que me había ayudado a atravesar la cordillera. De pronto me encontré rodeado de personas hablando quechua, algunas risas y caras de asombro por mi forma de viaje. Compartimos la comida, me dieron una cama y me lave un poco en el baño antes de dormir. A esta altura (sobre los 4.000) ese baño me afecto fuertemente, me enferme peor por el frió.

 

_DSC2172

Al siguiente día, desayune con el grupo y quería hacer unas fotos. me dijeron que podía subir hasta la cruz en la montaña. Subí y otra vez sentía la tranquilidad y libertad de vivir en una zona tan apartada de la modernidad. Baje me aliste y arranque, ese día de bajada salvaje hasta llegar al rió. Allí me acogió una familia, compartimos la comida y me dieron un espacio para descansar.

Seguí y seguí, pase algunos pueblos turísticos y empezó la subida. Dura, dura, dura. Todo un día subiendo, a punta de coca, cal y caña que me brindaron algunos campesinos. Al caer la tarde, ya estaba muy cansado, al ver unos campesinos les pedí refugio, y de una accedieron, me llevaron a su casa y me dieron un espacio pa descansar y algo para comer.

Ese día había una festividad de los campesinos de la zona, bailes, cantos, música, pólvora y comida. fue una noche interesante en medio de locales, pero realmente no pude descansar mucho.

A la mañana siguiente me aliste, me despedí de la gente que pude conocer en la multitud y continué subiendo. Llovía y llovía y entre mas subía, el viento y el frió eran mas fuertes. Ya en la tarde, llegue al túnel para volver a pasar la cordillera hacia el callejón del Huaylas. El frió volvió a afectarme bastante, aun cuando tenia toda la ropa puesta. Doble media, dos bufandas, chaqueta y gorro, pantaloneta y pantalón impermeable. En la bajada las manos y los pies se me congelaron y me enferme peor por ese viento frió. Llegue a Carac y allí me quede una noche, al día siguiente y viendo que empeoraba mi salud, decidí coger un bus hacia la costa, hacia Lima. Allí quería recuperarme y poder seguir al sur.

_DSC2184

_DSC2190

_DSC2189

El callejón del Huaylas que se encuentra entre la cordillera blanca y la negra, es una región mágica, muy tranquila, con gente muy amistosa. Algún día volveré!

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Shilla- Cordillera blanca

Operazione Mato Grosso

Arte y parte

Un verdadero compromiso con la comunidad de Shilla!

_DSC1961

_DSC1969

_DSC1988

_DSC2016

_DSC2042

_DSC2062

_DSC2083

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.